La fiebre de Twitter

Ya está aquí. Todos somos víctimas de la fiebre de Twitter. Y los que aún no se han contagiado caerán en breve. La cumbre del G-20 se convirtió en la confirmación de esta herramienta de microblogging en los grandes medios digitales. The Times, The Guardian o The Daily Telegraph, entre otros, incrustaron en sus páginas las ventanas de Twitter. Aquí, en España, Soitu también realizó una interesante cobertura a través de sus redactores y de colaboradores.

twitter

En los próximos meses, todos tendremos ventanas de Twitter, todos nos apuntaremos a los 140 caracteres. ¿Qué seremos capaces de hacer con ellos?

La primera conclusión es que, como en toda la red, en Twitter también hay mucho ruido y que no basta -como creerán algunos- con poner una ventana y esperar a que vaya cayendo un comentario detrás de otro. Aquí, más que nunca, es más interesante la calidad que la cantidad. Detrás de una cobertura de microblogging o de microchat debe existir periodismo, mucho periodismo. Es decir, plantear qué queremos conseguir, cómo y con quién. Y para ello necesitaremos el valor añadido del periodismo, de la inmediatez, de la especialización y del testimonio de los protagonistas (yo estoy allí y te lo estoy contanto). Una catarata de comentarios carece de interés por sí misma salvo que aporte un punto de vista de verdadero interés.

Un segundo interrogante es el efecto de la sobreabundancia de comentarios que genera Twitter. Ya hay muchos usuarios que limpian su página para evitar la saturación de post que apenas les da tiempo a leer. Ocurre más aún con los medios que automatizan el flujo de noticias o con los hiperconectados empeñados en contarnos su vida. Lo ideal es tener muchos seguidores y seguir a una selecta y pequeña lista de usuarios (por interés intelectual o emocianal), me comentaba no hace mucho un twittero con deseos de influir.

La realidad es que Twitter ofrece un nuevo lenguaje informativo, con enormes posibilidades de interacción con los lectores, y permite acceder a un submundo informativo muy pegado a la realidad cotidiana y al mismo tiempo despegado de la rigidez de los medios de comunicación tradicionales. Basta utilizar el buscador de Twitter para darse cuenta de que allí, en ese mundo a veces desconocido, hay una frenética actividad informativa. Hay muchas posibilidades por descubrir y muchas formas de aplicarlo al periodismo del bueno. O al menos intentarlo.

Lo que ocurre es que la fiebre sube, pero luego baja. Habrá que ver qué queda después del calentón.

Te puede interesar:

search.twitter.com

Diarios aptos para Twitter (Periodistas21)

X Congreso de Periodismo Digital de Huesca

Manolo Castillo

Periodista. Ahora en el periódico SUR de Málaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>