Notas. Un apunte sobre el periodismo local

Llevo tiempo intentando escribir sobre lo que entiendo por periodismo local. Y todo ello sin intentar recurrir a ninguna frase célebre de algún periodista célebre.  Para mi el periodismo local es heredero del periodismo más primitivo: una persona en la calle contando lo que pasa en la calle. Por eso en la información local históricamente han tenido tanto peso los sucesos, las notas de sociedad y comercio, las esquelas y la publicidad. Informarse de accidentes violentos, enterarse de los fallecimientos, de la actividad comercial de la ciudad y del último invento que comprar en la tienda, sea un nuevo artilugio para lavar la ropa, una cama con somier o el último elixir de la felicidad. Desde sus orígenes, el periódico local se ha basado en la cercanía y en la utilidad y como instrumento para que los ciudadanos conocieran las decisiones de las autoridades y también para transmitir a éstas las quejas y lamentos de la calle, lo que desembocó en el papel de ‘guardián’ de los diarios respecto al poder político y económico, con las limitaciones históricas que todos conocemos.

Imagen de noticias publicadas en La Unión Mercantil y El Popular (Archivo Díaz de Escovar)
Imagen de noticias publicadas en La Unión Mercantil y El Popular

Si pensamos con calma, en esencia pocas cosas han cambiado desde el siglo XIX –cuando El Popular o La Unión Mercantil eran los diarios de Málaga– hasta nuestros días, más allá de los avances tecnológicos. De hecho, una noticia de El Popular el 1 de julio de 1903 ya alertaba de los malos olores del río Guadalmedina, igual que ocurre en 2015, más de un siglo después. Otra información de este periódico republicano se alegraba de la mejoría de don Federico Albadalejo, al que le deseaban un pronto alivio. O hablaban de la decisión del Gobierno de subastar las grúas del muelle y de una reyerta en Capuchinos. Y nosotros, en SUR, intentamos ser fieles a esa esencia y trabajar como lo que somos, un periódico (web) local: contar lo que pasa en la calle e informar también a nuestros lectores sobre lo que ocurre fuera, en España y en el mundo sin que necesiten acudir a otra fuente de información. Como también hacía aquellos periódicos de entonces.

Por eso escribimos de sucesos, de las tiendas que cierran y abren en Málaga, de personajes que se jubilan, de las quejas ciudadanas por pequeñas que sean, de las novedades comerciales, de las nuevas empresas que nacen, crecen o desaparecen en la ciudad, de los éxitos deportivos, de los eventos sociales, de los mejores restaurantes, de historias de superación de ciudadanos anónimos, de los mejores estudiantes, de las exportaciones de aguacates o del vino que se hace en Ronda, de la situación de la economía, del empleo, de las (pocas) fábricas … Al fin y al cabo de los latidos de la ciudad (provincia), que son muchos. Y también hay espacio, cómo no, para las esquelas, los obituarios, nacimientos, bodas, celebraciones y onomásticas. O para la presentación de un libro o una cena benéfica. Para la Semana Santa o el Carnaval. La cuestión es que cada uno de estos asuntos debe estar publicado con criterio y con el espacio y en el lugar adecuado. Leer los periódicos de aquella época ayuda, desde mi punto de vista, a intuir un poco mejor el periodismo de hoy. Los periódicos locales siempre estamos ahí. Que se lo pregunten al Diario de Pontevedra, que captó ayer mejor que ninguno la agresión al presidente Rajoy.

Pero, como entonces, también escribimos de política y de cómo esas decisiones de la ‘autoridad’ afectan a la ciudad y a sus ciudadanos. Y es entonces cuando ejercemos como periódico local el papel de guardián, de observador independiente, de control del poder económico y político y de correa de transmisión entre las inquietudes (generalmente quejas) de los lectores y el poder. Hoy, más que nunca, es trascendental el papel de los periódicos en la exigencia de transparencia de la gestión pública y en la tarea aportar datos, contexto y análisis sobre los efectos de esa gestión.

Al no estar polarizados políticamente como la prensa de Madrid, un periódico local como SUR tiene un planteamiento editorial transversal, en la que no prima un posicionamiento ideológico y político concreto sino el interés de la comunidad, en el que confluyen votantes de todo el espectro político. La visión de SUR en este caso es contribuir a mejorar la sociedad a través de su compromiso con la información plural, veraz e independiente.

¿Y que ocurre con el nuevo ecosistema digital? Pues que ha introducido nuevos modelos de trabajo y retos para los periódicos locales y sus periodistas. Ahora la comunicación y el diálogo medio-lector ha crecido exponencialmente (ya existía en el siglo XIX) y la calle también es digital. Tan importante es estar en la calle como estar en las redes digitales, como durante toda la vida hemos estado en las redes ciudadana ‘analógicas’. Y en ambas hay que hablar con la gente, dialogar, generar fuentes y fidelidad. Tener los ojos abiertos, escuchar, preguntar y preguntar. Lo que siempre se ha conocido como hacer periodismo de calle. Y esta nueva situación también ha generado una nueva cartera de contenidos más allá del que aporta el propio ciudadanos al medio. Surgen historias en las propias redes sociales que es preciso tratar con nuevos códigos y con los de siempre (contrastar, confirmar, etc.), tenemos accesos a datos que hay que ser capaces de procesar, analizar y contextualizar y tenemos oportunidad de contabilizar absolutamente todo y conocer mejor los intereses informativos del lector y su umbral de atención.

¿Y que quiero decir con todo esto? Pues que todo esto es periodismo y que lo que define si un contenido es periodístico es cómo afrontamos y contamos a nuestros lectores cada historia y no el contenido en sí. Existen hoy demasiados prejuicios (la mayoría interesados) que tratan de determinar y sancionar lo que es periodismo y lo que no. Se puede hacer periodismo en Siria o en una cuneta de los Montes de Málaga, en el Congreso de los Diputados o en el pleno del Ayuntamiento de Torremolinos, en la junta de accionistas de cualquier compañía del Ibex35 o en el PTA, en la gala de la Guía Michelín en Santiago o en un bar de Frigiliana conociendo cómo se cocinan una migas, en las elecciones generales o en la municipales, escribiendo sobre la prima de riesgo o sobre los siete secretos para correr un maratón después de los 50. Y lo podemos hacer con el estilo de Leguineche o con una lista de 17 puntos, o de 23. O en video. O con una galería de fotos.

Y en esto estamos, intentando hacer periodismo. Cada día y en cada calle.

Manolo Castillo
17 de diciembre de 2015

 

Leer Más

Decálogo para un periodista

Vuelvo a retomar el blog, aunque sea de forma puntual, para publicar este Decálogo de un periodista, una recopilación de ideas sobre lo que en mi opinión es hoy el periodismo en un medio como SUR, donde estamos inmersos en esta locura diaria de publicar para el periódico de papel, para la web, para las redes sociales, para publicaciones especiales, etc. Cuando ayer subí a Twitter una foto del decálogo que tengo en la pared de mi despacho, me alegró ver la acogida que tuvo porque significa que no vamos muy descaminados en nuestro empeño en adaptarnos a los desafíos de este oficio y de estos tiempos. Estas diez ideas aglutinan el credo de la redacción de SUR y nos gusta compartirlo con cuantos más periodistas y lectores mejor. Las diez ideas son el resultado de nuestra experiencia, de muchas conversaciones con colegas y de muchas lecturas y seguro que más de uno se reconocerá en alguno de los puntos. Os lo dejo, punto por punto para que compartáis y opinéis sobre él.

Decalogo-periodismo-manolo-castillo

Leer Más

Philip Bennett y el periodismo del bueno

Philip Bennett, ex director adjunto del Washington Post y actual profesor de la Universidad de Duke, estuvo en Madrid para dar una conferencia dentro de la II Convención de Comunicadores de Vocento. Habló de periodismo, de periodismo del bueno, de la difícil situación de los periódicos en Estados Unidos y de los retos a los que debemos enfrentarnos los periodistas de hoy. No dio ni recetas mágicas, ni sermones, ni charletas de gurú… Lo cual es de agradecer en estos tiempos. Sin ‘power point’ y con notas a mano en una libreta.

Él vivió en 2008 una época dorada del Washington Post, cuando ganó seis Premios Pulitzer. Y eso se nota. Bennett lo tiene claro: sólo el buen periodismo puede salvarnos en esta crisis de los medios. Ya no vale cualquier cosa y los periodistas, dijo, debemos estar preparados para adaptarnos a los nuevos retos que nos plantea internet y la crisis del papel. El que no esté dispuesto a ello, mejor que deje esta profesión. Alertó también de la pérdida de medios en las redacciones por la política de reducción de costes, que puede afectar a la calidad de las informaciones.

Y lanzó una idea interesante: elevar el nivel de la conversación en nuestros portales. Hay demasiado ruido, demasiados comentarios sin interés… “es preciso dar la oportunidad a las propias  fuentes a que participen en la conversación”, comentó y  reflexionó sobre el valor que supone que expertos puedan aportar ideas y conocimiento a nuestras noticias e informaciones con sus comentarios. Y habló de generar conversaciones, de aportar conocimiento, fuentes y datos a los lectores. Entiendo que no habló de otra cosa que de aspirar a la excelencia informativa. ¿Y que es eso? No perder la esencia periodística, que no es otra que controlar al poder político, buscar noticias, diferenciar lo importante de lo irrelevante, investigar, comprometerse con los lectores y con la calidad.

Bennett

Leer Más

Utoi, mucho más que una red social

Soitu.es lanzó hace unos días una nueva herramienta: Utoi. Recuerda muchísimo a Twitter (vaya, es el mismo concepto), pero tiene muchas más funcionalidades y está más adaptada a las necesidades, preferencias y gustos del usuario, especialmente al poder subir fotos y videos y para la participación y elaboración de conversaciones temáticas, que es lo que echan de menos muchos twitteros. Pero lo que verdaderamente me entusiasma son dos cosas: el hecho de plantear una nueva forma de hacer periodismo en la red y de que sea una herramienta propia que entiende perfectamente por dónde van las tendencias de la red. Las ideas que pueden surgir con Utoi son infinitas: directos, entrevistas, foros, tertulias, chats, en fin…

Estoy convencido de que, en el escenario de los medios españoles, Utoi es como un motor V8 rodeado de utilitarios tuneados como mayor o menor acierto para parecerse a grandes deportivos. Falta por saber si Utoi tendrá un buen circuito en el que sacar toda su potencia. Los medios tradicionales no terminan de sentirse cómodos en esto de la red y por ello marchan siempre al rebufo sin llegar a entenderla. El verdadero potencial de Utoi es que es una tecnología propia y que por tanto permite un desarrollo mayor, rápido y ágil y aporta una independencia a Soitu de la que no se dispone cuando uno se pone en manos ajenas (Facebook, Twitter, etc). Al fin y al cabo, fortalecen al medio.

Utoi es, en mi opinión, un salto que permite con facilidad las nuevas formas de elaborar y comunicar información y que supera ese laberinto en el que aún andan perdidas muchas ediciones digitales de medios impresos: se intuye la necesidad de crear y generar redes, de elaborar contenidos temáticos participativos, de realizar coberturas informativas multimedias en tiempo real, pero no se disponen ni de las herramientas adecuadas ni del modelo para interrelacionar todos esos productos. De ahí ese aluvión de proyectos con Facebook, Twitter, WordPress y un sin fin de herramientas gratuitas que convierten los portales informativos en cajones de sastre… Son portales tuneados con más o menos éxito. Utoi es un prototipo original.

Como periodista, lo que más me gusta de Soitu son sus entrañas editoriales: su sistema de edición y todas sus herramientas propias son la bomba comparadas con otros editores de supuesto renombre. Y sólo porque son fáciles de usar y están pensadas bajo criterios periodísticos. Buena suerte !!!

Leer Más

De Cádiz, a Madrid

Vuelvo tras un paréntesis de unos cuantos días. Y no ha sido por vacaciones, ni por pereza, aunque ambos motivos hubieran sido excusas justificadas. La razón ha sido un cambio de rumbo: dejo La Voz de Cádiz y me marcho (bueno, ya estoy) a Madrid para dirigir la redacción central de los medios regionales de Vocento y la agencia Colpisa. Y ha sido tanto el lío que le dije al blog: espera que ahora vuelvo. Teniendo en cuenta esta foto de la playa de Cortadura, donde pasé horas y horas, entenderéis que me marche de Cádiz con pena y también con envidia de los que podrán seguir paseando por esta orilla atlántica y con la sensación de haber pasado cinco estupendos años en una de las ciudades más entrañables del mundo. Pero me voy también feliz a Madrid. Participar en un proyecto periodístico así en los tiempos que corren es toda una suerte. Y vivir la aventura de una nueva ciudad con toda mi familia, un lujo aún mayor.

Foto realizada por Oscar Chamorro
Foto realizada por Oscar Chamorro

Leer Más

Juntos (sí) subimos.

Final feliz. Nuestra campaña Juntos Subimos de apoyo al Cádiz Club de Fútbol culminó con el retorno del Cádiz C. F. a Segunda División. Ha sido (la campaña, me refiero) una experiencia muy positiva y divertida. No era una idea original, pero intentamos aportar nuestro sello. Estamos contentos con el resultado y orgullosos del trabajo de hoy: un falso cuadernillo con más de 20 páginas dedicadas al ascenso. A ver si os gusta.

A la hora de plantearnos la cobertura decidimos:

1. Salir al día siguiente del ascenso con toda la artillería posible. Eso de preparar un suplemento para dentro de unos cuantos días no nos terminaba de convencer.

2. Aportar contenidos propios complementarios a las informaciones del partido y de la celebración posterior.

3. Ofrecer crónicas y opiniones de nuestros especialistas en el Cádiz.

4. Sorprender.

Y este fue el resultado…

(Enhorabuena a toda la redacción de LA VOZ. Y mención especial a nuestro equipo de diseño, Encarni Hinojosa y Alejandro Sánchez, y a la sección de Deportes)

Elegimos una portada doble… Foto a 10 columnas…

untitled

Esta es la portada del falso cuadernillo, con los nombres de aficionados que se sumaron a la campaña Juntos Subimos y con el logo de la victoria…

untitled

Y estas son algunas páginas….

untitled

04

041

06

Esta idea es de El Correo…

untitled

Este es un análisis de toda la temporada realizado por José María Aguilera, uno de nuestros especialistas en el Cádiz…

2012

144

Perfiles de los artífices del ascenso, el entrenador y el secretario técnico del Cádiz…

162

Un poster para el recuerdo, a la vieja usanza…

221

24

Autobombo, que trabajo nos ha costado…

261

Y más análisis… un poquito de opinión…

28

30

Leer Más

lavozdigital.es fortalece su liderazgo en Cádiz

Los datos de la auditoria de OJD correspondientes al tráfico en internet del mes de marzo no podían ser mejores para nosotros. Después del récord del mes de febrero, en marzo hemos conseguido lo más difícil: mantener casi el mismo nivel de tráfico (hemos bajado sólo un 1,26%) pese a no contar con los Carnavales. Eso nos ha permitido alcanzar los 838.000 usuarios únicos y una media diaria de 37.620. Basta comparar estas cifras con las de nuestra competencia en la provincia de Cádiz para calibrar nuestro liderazgo.

Además, en esta comparación, Diario de Cádiz ha sufrido en marzo una pérdida de usuarios del 14,06%, un 12,8% más que LA VOZ.

Pues nada, seguimos en la carrera hacia el millón de usuarios únicos. Admitimos toda la ayuda posible.

Mientras tanto, disfrutamos en el top100 de los medios de comunicacion, revistas y plataformas de blogs. Este mes ocupamos el puesto número 84.

datosmarzo

Leer Más

La fiebre de Twitter

Ya está aquí. Todos somos víctimas de la fiebre de Twitter. Y los que aún no se han contagiado caerán en breve. La cumbre del G-20 se convirtió en la confirmación de esta herramienta de microblogging en los grandes medios digitales. The Times, The Guardian o The Daily Telegraph, entre otros, incrustaron en sus páginas las ventanas de Twitter. Aquí, en España, Soitu también realizó una interesante cobertura a través de sus redactores y de colaboradores.

twitter

En los próximos meses, todos tendremos ventanas de Twitter, todos nos apuntaremos a los 140 caracteres. ¿Qué seremos capaces de hacer con ellos?

La primera conclusión es que, como en toda la red, en Twitter también hay mucho ruido y que no basta -como creerán algunos- con poner una ventana y esperar a que vaya cayendo un comentario detrás de otro. Aquí, más que nunca, es más interesante la calidad que la cantidad. Detrás de una cobertura de microblogging o de microchat debe existir periodismo, mucho periodismo. Es decir, plantear qué queremos conseguir, cómo y con quién. Y para ello necesitaremos el valor añadido del periodismo, de la inmediatez, de la especialización y del testimonio de los protagonistas (yo estoy allí y te lo estoy contanto). Una catarata de comentarios carece de interés por sí misma salvo que aporte un punto de vista de verdadero interés.

Un segundo interrogante es el efecto de la sobreabundancia de comentarios que genera Twitter. Ya hay muchos usuarios que limpian su página para evitar la saturación de post que apenas les da tiempo a leer. Ocurre más aún con los medios que automatizan el flujo de noticias o con los hiperconectados empeñados en contarnos su vida. Lo ideal es tener muchos seguidores y seguir a una selecta y pequeña lista de usuarios (por interés intelectual o emocianal), me comentaba no hace mucho un twittero con deseos de influir.

La realidad es que Twitter ofrece un nuevo lenguaje informativo, con enormes posibilidades de interacción con los lectores, y permite acceder a un submundo informativo muy pegado a la realidad cotidiana y al mismo tiempo despegado de la rigidez de los medios de comunicación tradicionales. Basta utilizar el buscador de Twitter para darse cuenta de que allí, en ese mundo a veces desconocido, hay una frenética actividad informativa. Hay muchas posibilidades por descubrir y muchas formas de aplicarlo al periodismo del bueno. O al menos intentarlo.

Lo que ocurre es que la fiebre sube, pero luego baja. Habrá que ver qué queda después del calentón.

Te puede interesar:

search.twitter.com

Diarios aptos para Twitter (Periodistas21)

X Congreso de Periodismo Digital de Huesca

Leer Más